jueves, 2 de julio de 2009

CONCEPTOS HISTORICOS DE LA NIÑEZ


Una de las grandes preocupaciones en el ámbito educativo actual se refiere a la necesidad de atender y brindar los mejores servicios para la atención apropiada al niño, considerando que es una etapa trascendental en el desarrollo de todas las personas y que tiene repercusiones en su futuro. Muchas veces lo que imaginan los docentes no es la realidad que observan en las aulas, es por ello que es adecuado echar un vistazo en la evolución de niño a través de la historia.
Según Ariès, los niños han sido considerados como adultos pequeños, pues “la edad sólo da mayor tamaño físico y proporciona experiencia”. Por ello los niños en el siglo XVI, según Gillis, (1974) participaban de la vida adulta, llevaban la misma ropa, dormían con los adultos, trabajaban en las mismas faenas e incluso jugaban lo mismo”. Esta falta de diferenciación entre niños y adultos repercutía en el tipo de ambientes que no eran pensados para niños.
Por otro lado, Burke señalaba que el pecado de nuestros primeros padres (Adán y Eva ) era hereditaria, en tal sentido afirmaba que “la naturaleza humana era mala y anárquica” por lo que era necesario adoptar medidas disciplinarias e instruir a los niños. Esta idea de maldad intrínseca o internas propició formas educativas para corregir las conductas inadecuadas, exigiendo al niño comportamientos que no comprendía y sólo porque era indicación del adulto. El trato entre el adulto y el niño se caracterizaba por la distancia y desconfianza y las instituciones educativas básicamente eran centros de instrucción, esto lo podemos apreciar en algunos modelos metodológicos antiguos, que de alguna u otra forma siguen vigentes en la actualidad; como el método tradicionalista.

También se puede identificar otras visiones de niño, como el niño en blanco, ó tábula rasa, donde el niño no es bueno ni malvado ni posee conocimientos. Esta idea postulada por Locke señalaba que el conocimiento era adquirido y producto de la experiencia, por lo tanto el niño resultaba ser producto de las fuerzas ambientales y culturales, por lo que es necesario presentarle las mejores condiciones de vida y los estímulos convenientes para que alcance su máximo desarrollo; en caso contrario se atrofiará y limitará el desarrollo. Según este concepto de niño no ha posibilidad de diferencias de comportamiento debido a características heredadas, si todos los niños pasaran por las mismas circunstancias ambientales, todos se comportarían igual.
Otro concepto del niño es aquel donde se le considera como propiedad del adulto y un recurso económico. Noción que se observa en el siglo XVI en Inglaterra cuando niños de 6 y 7 años trabajaban en quehaceres domésticos y a los 9 años se les obligaba a que dejaran la familia y se fueran a trabajar como miembros de la servidumbre desarrollando actividades domésticas y hasta se crean leyes para regular el trabajo infantil; estos niños crecían con la idea de que ello era lo que tenían que hacer y estos cuando crecían hacían lo mismo con otros niños.
Entre otros conceptos que nos parecieron interesantes compartir, también tenemos la idea de niño como persona en desarrollo, en donde a los niños no se les ve como adultos en pequeño, sino como seres en crecimiento y que en ves de trabajar deben desarrollarse con niños de su misma edad en alguna Institución Educativa, ya que mientras mas temprano se estimule al niño tendrá mejores ventajas en su desarrollo futuro.
En conclusión los docentes debemos tomar principal conciencia de la importancia de esta etapa, para conjuntamente con la familia y la sociedad, ayudar a desarrollar las capacidades y potencialidades en los niños, claro esta todo a través del juego y de la socialización. Tomar conciencia de esta etapa es ayudar a formar mejores personas y por ende un mundo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada